HomeNacionalJusticia poética a menor de Subway que sufrió golpiza de “El Tiburón”

Justicia poética a menor de Subway que sufrió golpiza de “El Tiburón”

Published on

spot_img

Fernando Medina Ramírez, conocido como “El Tiburón“, es  una figura que emergió de las sombras en 2023, tras propinar una brutal golpiza a un joven empleado en un Subway de San Luis Potosí. Este lunes, de nuevo es viral en redes, por su trágico epílogo a manos de la misma violencia que una vez desató.

En un giro irónico, el agresor se convirtió en víctima de un destino que se fraguó afuera de un gimnasio, presumiblemente de su propiedad, el mismo lugar que fue testigo de su último aliento. El pavimento, manchado por la sangre de Medina Ramírez, se convirtió en el escenario donde la balanza de la justicia poética se inclinó hacia el lado que él mismo había desequilibrado con sus actos violentos.

La fama de El Tiburón estuvo marcada por la controversia y la impunidad. Liberado en diciembre de 2023 con una suspensión condicional del proceso en su contra, su regreso a la libertad fue efímero. La oscura trama de su vida se desenlaza con la crueldad de balas que silenciaron su presencia.

El incidente que lo catapultó a la notoriedad nacional se gestó en un Subway, donde la prepotencia y la agresión se convirtieron en sus armas. El maltrato infligido a un menor de 15 años, empleado inocente, quedó grabado en las cámaras de seguridad, un testimonio visual de la brutalidad que permeaba en su ser.

Santiago, el joven agredido, se convirtió en un símbolo de resistencia frente a la injusticia. Las fracturas en su nariz y pómulo no solo fueron marcas físicas, sino cicatrices que recordarían la vileza de un hombre que, bajo la sombra de sus habilidades en artes marciales mixtas, desató su furia sin piedad.

El Subway, un escenario rutinario para Santiago, se convirtió en el telón de fondo de la tragedia. El Tiburón, un cliente asiduo, transformó un lugar de comida rápida en un campo de batalla donde la prepotencia se elevó a niveles insospechados.

Ahora, en la colonia General I. Martínez, la justicia poética alza su voz silenciosa. El agresor se convierte en la víctima, el verdugo en el ajusticiado. La violencia, que una vez fluyó de manera descontrolada, encontró su fin en la implacable respuesta de un destino que no perdona.

El capítulo final de El Tiburón es un recordatorio sombrío de que la justicia, aunque a veces tardía, puede manifestarse de formas inesperadas. En la danza trágica de la vida, los actos de violencia cosechan su semilla, y la poesía de la justicia se revela en el teatro efímero de destinos entrelazados.

Sujeto armado ejecutó este lunes a “El Tiburón”, quien llegaba a un gimnasio presuntamente de su propiedad.

Latest articles

El legado oscuro de Luis Fernando Figueroa Fletes en Puerto Vallarta

En el corazón de Puerto Vallarta, acecha un individuo cuya trayectoria está marcada por...

El Campeche de la 4T: sin seguridad pública ni educación superior

De fracaso en fracaso, el gobierno de Morena en Campeche abrió nuevo frente de...

Birmex debe informar sobre abasto de medicamentos para la “Megafarmacia”

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales...

Hoy se cumplen tres semanas de la crisis de seguridad en Campeche

Este sábado los policías de Campeche cumplieron 20 días de paro, en protesta por...

More like this

El legado oscuro de Luis Fernando Figueroa Fletes en Puerto Vallarta

En el corazón de Puerto Vallarta, acecha un individuo cuya trayectoria está marcada por...

El Campeche de la 4T: sin seguridad pública ni educación superior

De fracaso en fracaso, el gobierno de Morena en Campeche abrió nuevo frente de...

Birmex debe informar sobre abasto de medicamentos para la “Megafarmacia”

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales...